fbpx
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Filter by Categories
Asuntos de gerencia
Asuntos económicos
Asuntos políticos
Covid-19
Empresas
Farmacovigilancia
GMP
Industria Alimentos
Industria Farmacéutia
Industria Regulada
Manufactura
Producción y Tecnología
Temas Regulatorios
Uncategorized
Asuntos de gerenciaAsuntos económicosAsuntos políticosEmpresasFarmacovigilanciaIndustria FarmacéutiaTemas Regulatorios

ONU cambia criterio sobre cannabis

ONU cambia criterio sobre cannabis

Luego de 60 años de rechazo, de tres años de revisión científica de la OMS y de dos años de discusiones diplomáticas, el 2 de diciembre 2020, la ONU reconoció las propiedades terapéuticas de la flor de cannabis.

La votación fue reñida, 27 países de la Comisión de Estupefacientes de la ONU votaron a favor, pero 25 estuvieron en contra, entre ellos Brasil, Cuba, Rusia y China.

Por decisión del Organismo multilateral, el cannabis para uso medicinal fue retirado de la lista IV de la Convención sobre drogas de 1961.

ONU cambia criterio sobre cannabis
El aceite de cannabis tiene múltiples usos terapeúticos.

ONU cambia criterio sobre cannabis. Trascendental

Este hecho marca tendencia. Para los productores de América, como México, Paraguay y Colombia, significa una excelente oportunidad para promover cambios a nivel jurídico, científico, de la salud e industrial.

El día de la votación Kenzi Riboulet-Zemouli, investigador especializado sobre el tema, en comunicado publicado en FAAAT Think & Do Tank, dijo: “La noticia es fenomenal para millones de pacientes en todo el mundo y constituye una victoria histórica de la ciencia sobre la política”.

La ONU mantenía su posición sobre el cannabis como “una reliquia de las leyes internacionales sobre drogas más extremas, heredadas de la moral de la década de 1950”, destacó Kenzi.

La doctrina anterior, se relacionaba “con racismo, intolerancia, falta de reconocimiento de la tradición de los pueblos indígenas americanos, que la consideran “planta sagrada” y de las culturas de la época colonial”, añadió Zemouli.

Expresó que la medida es aún más relevante al analizar que el cannabis se incluyó en la Lista IV “sin evaluación científica alguna”.

“Con esta decisión, la ONU cierra un capítulo de 60 años, sobre una de las plantas medicinales más antiguas que la humanidad”, como está extensamente documentado, dijo desde Barcelona el investigador franco-argelino.

ONU cambia criterio sobre cannabis. Legalización del mercado

A pesar de que la Cannabis fue retirada de la lista, la ONU sigue considerando ilegal el uso recreativo.

México, el principal productor en América del Norte; suministra entre el 50% y el 80% del cannabis de contrabando en EE.UU. Jamaica juega papel similar en Centroamérica y el Caribe.

Paraguay, en donde la ley da hasta 20 años de cárcel por posesión, cultivo o consumo de la planta, “exporta” el 80% de la marihuana que se consume en Brasil. El resto llega a Argentina, Bolivia, Chile y Uruguay, según el Informe Mundial sobre Drogas de la ONU.

En las dos últimas décadas, más de 50 países han legalizado el cannabis para uso medicinal, mientras que Canadá, Uruguay y 15 Estados en Estados Unidos han aceptado la planta para uso recreativo.

ONU cambia criterio sobre cannabis. La regulación avanza

Para los países conservadores, el cambio de criterio es importante porque influye, a nivel mundial, sobre varios escenarios: legal, político, social, salud, agrícola, científico, industrial y económico.

ONU cambia criterio sobre cannabis
Más de 50 países han legalizado el cannabis para uso medicinal

La marihuana se usa en los sistemas de salud de Estados Unidos (1996), Canadá (1999), Israel (2001), los Países Bajos (2003), Suiza (2011), la República Checa (2013), Australia (2016) y Alemania (2017) y la mayoría de la UE para la epilepsia resistente, la fibromialgia, artritis, asma y glaucoma, y para el acompañamiento de la quimioterapia, el autismo o la ansiedad, entre otros, según el Observatorio Europeo de Drogas.

Desde 2015, Jamaica permite el autocultivo, portar unos 50 gramos y su uso para los religiosos rastafaris.

Chile despenalizó el autocultivo y su consumo privado en 2016.

La Agencia de Vigilancia Sanitaria de Brasil dejó de considerarla una droga en 2019, aunque se mantiene prohibida.

Argentina legalizó el autocultivo en 2020; ya existe una empresa estatal produciendo aceite de cannabis.

Colombia alista decreto de legalización y regulación de la marihuana medicinal.

En España se pueden comprar flores de cannabis por Internet o hasta en el estanco. Allí se produce cáñamo a nivel industrial y se producen diversos medicamentos.

Por amplia mayoría, en noviembre de 2020 el Senado mexicano aprobó una Ley para el uso recreativo, médico, científico e industrial de la marihuana, la cual aún tiene que ser refrendada por la Cámara de Diputados.

Para los mejicanos y paraguayos, interesados en la legalización en los dos países de mayor producción en América, el cambio de criterio de la ONU es un argumento sólido para los debates legislativos que se adelantan.

ONU cambia criterio sobre cannabis. El caso paraguayo

Mientras casi toda América avanza en la regulación de la planta, las autoridades de Paraguay, el mayor productor del continente suramericano, la mantiene prohibida y frena también el acceso a las personas que la necesitan para vivir; es delito cultivarla, so pena de 20 años de cárcel.

Lisette Hazeldine es cofundadora del Observatorio Paraguayo del Cannabis y docente de la Universidad del Pilar (Paraguay)

Ella redactó el primer proyecto de ley de auto-cultivo, el cual se hizo Ley en 2017, para convertir a Paraguay en el único país del mundo en donde el Estado debe suministrar gratuitamente aceite de cannabis a los pacientes que lo necesiten.

“Aunque hasta ahora es letra muerta, es un paso gigante para los que estamos en la investigación” explicó la abogada e investigadora paraguaya

Lisette asegura que la decisión de la ONU servirá para “hacer entender a los diputados que no es un estupefaciente peligroso como lo sostuvieron en la última reunión de la Comisión de Lucha contra el Narcotráfico”. Y exclama:

“Lo consideran una droga dura y sin ningún potencial médico. ¡Imagínate! ¡A ese nivel están ellos todavía!”.

“Nosotras seguimos siendo criminalizadas”, dice Cynthia Farina, presidenta de Mamá Cultiva, organización sin fines de lucro que impulsa el uso del cannabis medicinal en Paraguay y en toda América Latina.

Ellas quisieran plantarla en sus casas, para sortear los carísimos precios del medicamento en las farmacias, pero la Ley no logró el fin principal: el derecho a plantarla en casa, como la menta, la ruda o la salvia.

La epilepsia de Verónica

ONU cambia criterio sobre cannabis
desde entonces, Verónica toma tres gotitas de aceite de cannabis a la mañana y tres a la noche

Cynthia es la madre de Verónica; cuenta que la niña, desde los seis meses comenzó a sufrir convulsiones, que duraban horas. Cuando creció, apenas podía caminar sola o empuñar objetos.

Tuvieron que internarla hasta 80 veces, dos de ellas en terapia intensiva. Para salvarla, en una ocasión hubo de inducírsele un coma, con respiración artificial.

Su epilepsia resistía a todos los fármacos que le recetaban y además la dejaban ausente, sin habla y le provocaban anorexia.

Cuando Verónica tenía cinco años, sus padres pidieron ayuda a Mama Cultiva, y desde entonces, toma tres gotitas de aceite de cannabis a la mañana y tres a la noche.

Hoy tiene 9 años, habla y va a la escuela, sus crisis se producen cada 15 días, se han reducido a cuatro o cinco segundos y solo mientras duerme, asegura su progenitora.

“Ni se da cuenta”, dice su madre. Antes de probar el aceite de cannabis, los fármacos y las hospitalizaciones les costaban al menos 500 euros al mes, comenta la madre.

Verónica lleva tres años sin necesidad de ir al hospital.

La condena de Édgar Martínez

Édgar Martínez Sacoman fue condenado a cinco años de prisión por producir aceite medicinal, al mismo tiempo que el Gobierno concedía la primera autorización para importar aceite medicinal al laboratorio Lasca-Scavone.

Inicialmente Édgar vendía cada frasco en unos 300 dólares. Después comenzó a producir su propio aceite y a vender un frasco de 50 mililitros, que sirve para dos semanas, por 624.750 guaraníes, casi un tercio del salario mínimo.

ONU cambia criterio sobre cannabis. El reto de Juan Carlos Cabezudo

Este empresario y abogado, en su granja cerca de Asunción, Paraguay, lleva tres años produciendo marihuana a gran escala, para regalar a quienes lo necesitan.

Cabezudo ha creado una marca y una cooperativa que busca desafiar al monopolio establecido en Paraguay, aún antes de regularizarse el cultivo de cannabis.

Él ha retado al sistema paraguayo auto-denunciándose en la Fiscalía, sin que le hayan detenido. Su finalidad es forzar un cambio en la política, sentando un precedente para que más gente pueda hacerlo.

“Ya no somos tan criminales. En términos jurídicos, así como a la marihuana ya no se la puede ver como droga peligrosa, tampoco a los presos por marihuana se les puede ver como delincuentes”

El mercado de cannabis

ONU cambia criterio sobre cannabis
Para los productores de América, significa una excelente oportunidad para promover cambios a nivel jurídico, científico, de la salud e industrial.

“En Paraguay el 70% de los trabajadores recibe el salario mínimo, o menos. Hay 400.000 familias en condición de pobreza extrema que, en tres hectáreas de tierra, podrían plantar marihuana legal, obtener un ingreso digno, generar impuestos, combatir los monocultivos de soja y la expansión del narcotráfico”, argumenta Cabezudo.

En Estados Unidos, la industria del cannabis registró ventas por 19.000 millones de dólares 2020. Serán 45.000 millones para 2025.

La recaudación en impuestos de esta industria superó los 1.040 millones de dólares en 2018.

Según la OMS, cerca de 147 millones de personas, el 2,5% de la población mundial, reconocen consumir cannabis.

Estos datos sirven para entender la realidad y los alcances de la “planta milagrosa”, con el fin de desmontar el tabú cultural que envuelve la resina de cannabis.

 


Fuente: Santi Carneri. BBC Planeta Futuro. El artículo original fue realizado con apoyo de la beca de la Fundación Gabo, para “Nuevas narrativas sobre drogas en América Latina”.

Comment here

instagram default popup image round
Follow Me
502k 100k 3 month ago
Share